Hay veces que la vida nos sorprende, tanto para bien como para mal, y en algunas ocasiones no estamos preparados para enfrentar la pérdida de un ser querido e incluso se puede complicar un poco más si el difunto no poseía un testamento o una última voluntad.

Dudas sobre qué hacer o cómo proceder inundarán seguramente su cabeza, así que a continuación le presentamos algunas cosas importantes que debe saber sobre las sucesiones testamentarias en el caso de que las necesite.

Ley de Sucesiones Testamentarias

La sucesión testamentaria es un proceso supervisado por un tribunal para identificar y reunir los activos de una persona fallecida (difunto), pagar las deudas del difunto y distribuir los activos de este a sus beneficiarios.

El proceso judicial

Existen dos tipos de administración testamentaria según la ley de Florida:

  • La administración formal es la forma más común en que se administra el patrimonio más grande de un difunto a los beneficiarios.
  • La administración sumaria es un tipo de procedimiento testamentario para pequeñas herencias.

También hay un procedimiento de administración no supervisada por un tribunal llamado “Disposición de propiedad personal sin administración,” este tipo de administración solo se aplica en circunstancias limitadas.

La administración de sucesiones solo se aplica a los activos de sucesiones los cuales son activos que el difunto poseía a su nombre en el momento de su fallecimiento, o que eran propiedad del difunto y uno o más copropietarios y carecían de una provisión para la sucesión automática de la propiedad al momento del fallecimiento.

Los activos de sucesión testamentaria incluyen, entre otros, los siguientes:

  • Una cuenta bancaria o cuenta de inversión a nombre exclusivo del difunto.
  • Una póliza de seguro de vida, contrato de anualidad o cuenta de jubilación individual pagadera al patrimonio del difunto.
  • Los bienes inmuebles titulados al nombre del difunto, o en el nombre de este y otra persona como inquilinos en común (a menos que sea propiedad de la familia).

¿Cuándo es necesaria la sucesión?

La sucesión es necesaria para pasar la propiedad de los bienes del difunto a los beneficiarios del mismo, siempre y cuando el fallecido no tenga un testamento y para completar los asuntos financieros del difunto después de su muerte.

Los procedimientos de sucesión se presentan ante el secretario del tribunal de circuito, generalmente en el condado en el cual el fallecido vivía en el momento de su muerte. También, se requiere una tarifa de presentación y se debe pagar al secretario. Después de presentar una solicitud de sucesión, el secretario asigna un número de archivo y mantiene un registro continuo de todos los documentos presentados ante el mismo para la administración de la sucesión del difunto.

Este proceso puede parecer muy difícil de seguir inmediatamente debido al impacto por perder un ser querido. Le recomendamos que si se encuentra en una situación similar busque ayuda profesional en sucesiones y testamentos inmediatamente. Un abogado calificado puede darle asistencia técnica y llevar el caso con profesionalidad buscando lo mejor para usted y su familia.