El propósito de crear un testamento es tener una guía para la familia y que les ayude a manejar los asuntos después de que un ser querido haya fallecido. Este documento suele ser muy útil si es hecho de la manera correcta, es decir; con un asesoramiento legal oportuno e informando a los posibles herederos o beneficiarios que constan en el mismo.

Sin embargo, a veces hay casos que causan que familiares no estén de acuerdo con las reparticiones o distribuciones que se encuentran dentro del testamento. También hay casos en los que la división de la herencia causa una que otra sospecha.

Hay un caso específico que ocurre muchas veces en Florida, que es crear un testamento bajo influencia indebida. Esto suele pasar muy a menudo entre gente mayor y sus asistentes o cuidadores.

Influencia indebida significa convencer a un adulto mayor vulnerable para que haga regalos o cambie su testamento. Además, es un tipo de fraude que puede excluir a los miembros de la familia de un testamento y de repente convierten a un cuidador o asistente en un beneficiario.

Existen casos en donde han habido cambios en el testamento a última hora (sin que la familia del adulto mayor se entere) en los cuales el personal de cuidado abusa del cariño o confianza que las personas de avanzada edad han depositado en ellos.

En el estado de Florida, esto es considerado fraude y se puede apelar en la corte para hacer cambios al testamento o, simplemente, anular el que ha sido creado “fraudulentamente”. Para hacer esto, hay que seguir un proceso que lo detallamos a continuación:

  • Lo primero que debe hacer es conseguir un abogado que lo represente en la corte testamentaria. Él se encargará de recolectar la documentación necesaria para probar que ha habido fraude en el documento porque se presume que alguien estuvo manipulando al titular del testamento antes de que este muera. En Florida, la carga de pruebas en un caso de influencia indebida generalmente recae en la parte que intenta demostrar que la misma ocurrió, según está señalado en “Estate of Carpenter”, 253 So.2d 697 (Fla. 1971).
  • La evidencia que presentará debe demostrar que la persona que supuestamente recibirá beneficios sustanciales del testamento tuvo una relación confidencial con la persona mayor y desempeñó un papel activo en el cambio del documento.
  • Debe estar pendiente del tiempo para hacer el reclamo, es decir que no debe dejar pasar más de tres meses después de que el dueño del testamento haya fallecido. Es recomendable hacerlo lo más ante posible para evitar que se cree un bloqueo legal que impediría que se siga adelante con la distribución del testamento gradualmente.
  • Después de presentar las pruebas suficientes en el tiempo adecuado, el juez podrá ver si hubo cambios que beneficiaron al nuevo “heredero” y si los mismos fueron hechos mediante amenazas o chantajes. También hay la posibilidad que el juez encuentre que el titular del testamento quiso realizar estos cambios en beneficio a sus cuidadores o enfermeros y el testamento quede como está.